domingo, 26 de octubre de 2008

Burn After Reading/ Quémese después de leerse.

Burn After ReadinLos hermanos Coen regresan de ese viaje a lo más oscuro de la psique humana No Country for old men con ésta comedia de humor de lo más negro y con ello casi regresan al balance, aunque todavía están muy negativos y cínicos.

George Clooney, su compadre Brad Pitt y compañía haciendo papeles de neuroticos, o estupidos, junto a Tilda Swinton y J.K. Jameson, digo Simmons en ésta comedia de enredos, malentendidos, agencias de inteligencia, el Distrito de Columbia, la infidelidad, el éxito, la avaricia, los abogados, la cirugía plástica, etc.

Donde lo mejor sea tal vez ver a éstos grandes actores en papeles de cretinos, gente vacia, gente que siguBurn After Readinge ordenes y actua con las tripas.
Probablemente el que mejor me cae de todos los personajes es el que está en el centro, el señor Cox, que es un alaista al que decidan hacer a un lado y comienza a escribir sus memorias, mientras que la ganadora de toda está situación (no es la única, parece cumplir con la máxima de que para que uno gane, otros tienen que perder) es el personaje más hueco de la cinta, real como la vida misma.

Del argumento no puedo decirles mucho, porque no es tan importante, me recordo de hecho a Lucky Star y Seinfled, en que está contendido dentro de ésta historia autoconclusiva.

Al final, en la agencia se preguntan
¿qué aprendimos?
Muy buena, si te gustan las cintas de humor acido (muy alejadas de la típica comedia romántica) y desolador, no vayas más lejos.

Cuando llegan a a la embajada rusa, sabes que la cinta tendrá un final diferente.

2 comentarios:

  1. Me gustó y me divertí mucho.

    Creo que ese tipo de papeles, de estúpido, son los que le quedan mejor a Brad Pitt.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Uyyy! Esta película de hecho me da miedo...
    Hoy llegué a la escuela y varios dijeron "Si quieres perder el tiempo, ve a ver "Burn After Reading""...
    tendré que verla para comprobar...

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje, recuerda que todos tenemos una opinión y todas merecen ser escuchadas