lunes, 3 de noviembre de 2008

Familia Tortuga

Por fin “Familia Tortuga” llego a su corrida comercial, llámenle foro de la cineteca o como quieran, pero que bueno que por fin está al alcance del gran público y sobre todo en éste periodo donde es eso el “gran público”, ese que corre a ver “una Chihuahua de Beverly Hills” y “High School Musical” estará inundando las salas e importunando a los verdaderos amantes del séptimo arte.

La cinta no es nueva, de hecho trae tras de si muchos reconocimientos y participaciones en una miríada de festivales, como el FICCO, (que éste año tuvo a bien tener más sedes) y semejantes, y aunque está situada es la ciudad de México no es la típica cinta de violencia urbana que encasillaba al cine mexicano en la década pasada, estamos casi a punto de salir de ese bache que nos engullo con el “Nuevo cine Mexicano”, digo, ya hasta tenemos cine de genero en México con citas como “SPAM” o “Bajo La sal”, que si son buenas u´ originales, eso ya es otra historia, ésta película trata de una familia disfuncional en la que la madre ya no está, y ya sabemos que eso de No Tener madre es muy difícil y traumático en México.

Los protagonistas son el (Dagoberto Gama) José viudo y padre de familia, que además está envuelto en la típica disputa sindical luchando por cobrar meses y meses de paro forzado con la típica ida y vuelta que estás situaciones implican, también está (Manuel Plata López) el Tío Manuel, el hermano de la madre desaparecida que es mucho mayor y ya tiene problemas para comunicarse forma verbal, aunque es el que se encarga de preocuparse por los demás elementos de la familia como una mezcla de abuelo, tío, padre y sirviente que intenta mantener a su parentela unida, aun a costa suya y los dos hijos, un par de preparatorianos con problemas , Ana (Luisa Pardo), la hermana muy segura de que lo sabe todo y tiene todas las piezas en su lugar, artista y además “pacheca” de tiempo completo, pues con un novio “dealer” que de verdad no le hace mucho caso, no podía ser de otro modo, ella ya no se imagina como parte de esa familia, pero en el breve espacio de la cinta (apenas un par de días), la realidad y lo frágil de sus planes le dan de lleno en el rostro, su hermano Omar (José Ángel Bichir )es un chico que juega futbol y está en el momento de conocer o admitir que las chicas probablemente no sean lo suyo, lo suyo, lo suyo, lo que como en muchas familias mexicanas es casi inaceptable le hace el blanco de las bromas de su padre y su tío, al parecer su hermana es la única que sabe que esa decisión es asunto de él y de nadie más , ahora que lo pienso ya no se ve tan lejana a los lugares comunes del cine mexicano, ya hay trafico de drogas e intolerancias, así como empleadores abusivos, pero sin llevarlo a los extremos, creo que esos es lo que la hace atractiva, que de hecho si es posible identificarse con algunas de las situaciones o por lo menos imaginárselas sin caer en excesos.

La historia se desarrolla un día antes de que se cumpla el aniversario luctuoso de la madre, de la que nunca se explica que fue lo que paso, y ese es un elemento que podría molestar a muchos, pero creo que no es necesario saberlo, podrían haberse destinado minutos y recursos en hacer un “flashback” (muy a lo japonés) pero no hubiera ayudado a progresar la historia y hubiese sido un completo desperdicio, que sólo mantendría felices a un par de espectadores que juzgan que era necesario, aunque el tío Manuel todavía reparte de su pensión para ayudarles a más de sus parientes, esa parte que lo lleva a alejarse de la casa en la noche de un viernes, en ésta siempre caótica ciudad de México y regresar ya tarde, mientras su sobrino está pensando en tomar al toro por los cuernos y su sobrina se enfrenta con la realidad de las relaciones pachecoides.

Ésta cinta que nos muestra el interior de una familia, a la vez se presta para que echemos una mirada al interior y reflexionemos sobre como es nuestro papel en nuestra familia, en la inmediata y en la extendida, así como para mirar hacia atrás un poco y pensar si lo que vivimos ahora es lo que nos imaginábamos que íbamos a estar viviendo en éste momento, la respuesta casi siempre es no, pero eso no es malo todo el tiempo, simplemente las consecuencias de nuestras elecciones nos han llevado por sitios que no esperábamos.
A mi me gusto mucho, pero después de su paso laureado por diferentes audiencias puedo pensar que no dice mucho esa conclusión.



En palabras de su director,Rubén Ímaz Castro
Lo primero fue tener un lugar confortable para mí. Por eso elegí la casa de mi abuela, que es donde sucede la película. Tras su muerte, la casa quedó vacía y la escogí porque es un espacio que conozco desde pequeño. Además tenía ese sentimiento de ausencia que buscaba, de la matriarca que ya no está. Con eso ya tenía el espacio y el sentimiento.

1 comentario:

  1. Que tal Jiff.

    A mi también me gusto mucho, tuve la oportunidad de verla en el Forum Universal de las Culturas hace mas o menos un año y me da mucho gusto que por llege a las salas.

    Es una película dura y difícil de ver, después de la función los espectadores pudimos asistir a una mesa redonda donde estuvo el fotográfo de la película y hubo hasta quien comento que no entendieron nada de la película.

    A mi me gusto mucho su naturalidad y su ritmo pausado, los dos protagonistas jóvenes me enternecieron mucho y la canción que escucha ella "Adiós mi chaparrita" esta excelente pero aún no la encuentro por ningún lado.

    Espero pronto poder verla de nuevo.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje, recuerda que todos tenemos una opinión y todas merecen ser escuchadas