domingo, 2 de marzo de 2008

P.S. I love you

Más que nada movido por la curiosidad de ver a la fortachona Hilary Swank en un papel que no fuera de boxeadora o una investigadora en una película sin pies ni cabeza fui al cine ayer, después de llegar tarde a mi clase del seminario de titulación y salirme temprano de las clase de japonés a la que fui esperando recuperar un poco de lo perdido en mi estancia en Monterrey.P.S. I Love You

PS I Love You, la adaptación de una novela que tuvo mucho éxito en Irlanda es una cinta diferente, en el sentido de que no es una comedia romántica, que he de admitir que son uno de mis guilty pleasures, tampoco es una historia de amor que todo lo puede, no, es una cinta en la que el protagonista se pasa muerto la mitad del tiempo y tiene una extraña tendencia a dejar huella en la vida de su viuda aún después de haber entregado el equipo.

La cinta inicia con una pelea muy típica de un matrimonio joven pero ya con algunos años en su haber.

En ella se plantan agunas raices para el desarrollo posterior de la cinta, como el estar "esperando" a que la vida comience, a tener EL trabajo soñado, a tener LA casa deseada, esperando EL momento de tener hijos, a lo mejor esos primeros minutos tan trillados son lo mejor de la cinta o lo más valioso y ni siquiera es la intención de la misma.

Gerard Butler, a quien tenemos presente como el muy intenso Leonidas de 300 aquí tiene el papel del esposo Irlandés que era el hombre perfecto y aún cuando sabia que se iba a morir ideo un plan para apoyar a su esposa en su periodo de lamentación, o duelo que le dicen, y lo hace a través de una serie de cartas y arreglos para que ella cumpla una serie de actividades que la ayuden a continuar con su vida.

Él muere después de esa secuencia inicial, asistimos a su funeral que es diferente y en el que todo le recuerdan con mucha añoranza, es después de unos días, cuando la viuda cumple 30 años que le llega la primera de las cartas, a partir de aquí acudimos a una sucesión de flashbacks de diferentes momentos de su relación, incluido el momento en que se conocen, en el que Hilary Swank se interpreta a si misma de 19 años (no hay ropa por más colores que tenga que quite más de 10 años de encima) y Butler hace lo mismo, ninguno de los dos con mucho éxito, aunque creo que no era tan importante.

La cinta quiere evitar los lugares comunes, pero termina hundiéndose en ellos y con los dos pies, está bien para verla en tu casa, ir al cine solo se justifica en las abundantes escenas que tienen lugar en la Irlanda natal del personaje que le escribe epístolas a su viuda que siempre terminan con un P.S. I Love you.

Una cinta cursi para verla cuando la verdad no la estás viendo (si ustedes me entienden) pero que entre tanta cursilería, cliches y frases hechas toca algunos puntos valiosos y que por alguna extraña razón se ve opacada por sus fallas aún más que otras cintas del estilo.

1 comentario:

  1. Debo decir que comparto muchas de las apreciaciones expuestas, pero como buena mujer, y a pesar de todos esos lugares comunes, lloré a mares....(lo que en canones femeninos, al menos entre mis amigas, da varias estrellas a una película)

    Mención a parte, merece la musica: ¡excelente!!. Tal vez es ésta la más importante y la que transforma oportunamente esos lugares comunes en extraordinarios.

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje, recuerda que todos tenemos una opinión y todas merecen ser escuchadas