sábado, 20 de septiembre de 2008

Los extraños / The strangers

Los extraños encabezadoA lo mejor "Los extraños" no llega a nuestras pantallas en el mejor de los momentos, hay quienes sostienen que el cine no debe ser realista, que mientras más fantasía es mejor, a veces nos olvidamos que al inicio su función era documental, pero más allá de ese debate, en éste momento, los horrores perpetrados por placer y con exceso de crueldad están en los noticieros, en las primeras planas y no pueden ser ya cosas "que no pasan aquí".

Los extraños es una cinta de terror, pero una en la que no hay criaturas extraordinarias, ni asesinos inmortales, o máquinas deseosas de venganza, lo que hay aquí es un grupo de inadaptados con una mente muy torcida que nos recuerdan cuan falsa es nuestra sensación de seguridad y nos dejan desolados y con menos fé en la humanidad como conjunto.
Los extraños / The strangers
Si bien los seres humanos somos capaces (a veces en momentos consecutivos) de los actos más ruines y de la mayor de las noblezas, los estímulos negativos tienden a ser seguidos más fácilmente.

Dejando de lado las imágenes que nos recuerda y enfrascándonos en la cinta, su ambientación en una poco transitada población norteamericana no es algo con lo que mucha gente se pueda relacionar, pero la sensación de desesperanza, incertidumbre y horror si que es universal.
Las máscaras de los personajes, sus rostros carentes de emoción hacen que su imagen se quede con nosotros más tiempo, el hecho de saber que no son más que gente que no tiene otro fin más que el de perpetrar un crimen que han planeado con detenimiento deja el corazón contrito, lo que se observa en ellos es la maldad más cruda que uno pueda imaginarse y esa idea no te deja en ningún momento.

La cinta podría ser más corta, en algún momento los niveles de tensión bajan, pero ello podría ser una decisión del director que desea que también ya estemos esperando una conclusión que sabemos que llegara y es trágica (hasta el minuto final) pero que esperamos pacientemente, incapaces de dejar de ver, aunque la incomodidad nos haga pensar en salir de la sala, de ya no presenciar ese horror, al tiempo que sabemos que algún imbécil querrá ser un copycat.

Se ha discutido mucho de una sociedad que tiene espectáculos como éste para encontrar solaz, y en pocas ocasiones me pareció un debate valido, pero es que el horno no está para bollos, pero dejando de lado la sinergia entre la psique de las masas y la meca del cine, me parece que es una cinta que se deja ver si lo que quieres es dar de saltos.

Las máscaras son verdaderamente horrorificas, pero las últimas escenas de un juego de "gato y ratón", el final y la duración excesiva le restan puntos, y muchos, además de que no sé que hace Liv Tyler en ésta clase de papeles.

1 comentario:

  1. Como comentaba hace unos días (en el otro blog, je, je). No es una película taaan mala. Pero tienes mucha razón en que hay momentos en que la acción se torna lenta, muy lenta. El principio de la película (la primera media hora) es bastante buena, y luego decae. Los últimos 10 minutos son bastante buenos, también.

    ResponderEliminar

Deja tu mensaje, recuerda que todos tenemos una opinión y todas merecen ser escuchadas